GSL | Grupo Socialista Libertario

Reflexiones sobre el trabajo asalariado y su mundo (Textos de los compañeros de Anarquistas Rosario)

Posted in Todo by gslweb on mayo 5, 2009

Publicamos a continuación dos de los documentos que hemos recibido de los compañeros de Anarquistas Rosario. Estos dos documentos forman parte de su trabajo “Recopilación de textos y reflexiones expresadas en el acto del 1° de mayo de 2009 en la ciudad de Rosario en la plaza montenegro” que se puede descargar completo en formato pdf en la parte final de este post.

Los dos textos que publicamos aqui son Reflexiones sobre el trabajo asalariado y su mundo y ¿por qué internacionalismo?

GSL.

________________

REFLEXIONES SOBRE EL TRABAJO ASALARIADO Y SU MUNDO.

Para nosotros hoy no es “el día del trabajo” esa tortura, esa negación viviente de la actividad y creatividad humana, de la vida, del goce humano. El trabajo nos hace algo ajeno a nosotros mismos, a lo que producimos (sean productos o servicios), a nuestra actividad y al género humano.

Podemos afirmar que el trabajo asalariado es la columna vertebral del sistema capitalista y su mercancía es el corazón de un mundo sin corazón.

Ese sistema capitalista que padecemos es la producción generalizada de mercancías, donde toda producción es realizada para el intercambio, y esto no es inevitable… esta es la forma capitalista de hacer las cosas. Pero no es la única.

Si hoy respirar, alimentarse, abrigarse, divertirse o buscar amor está impreso por la necesidad de la comercialización, no significa que siempre fue así o que lo deba seguir siendo.

Somos obligados a trabajar asalariadamente para satisfacer necesidades e imposiciones, nos convertimos en mercancía que otras personas compran para sus fines

¿O acaso no tenemos un precio? Puede parecer un comentario a la ligera, que se escucha cantidad de veces, pero es terrorífico.

Y el progresista asegura que seremos reemplazados por robots. Pero no comprende que valemos menos que un robot. Al robot hay que arreglarlo si se rompe, comprar otro… pero si nosotros, trabajadores, nos quebramos o morimos hay una gratuita fila interminable de desocupados detrás nuestro.

Somos objetos. Somos objetos en lo sexual, cuando nos vemos y vemos a otros seres humanos como mero instrumento para satisfacer nuestros deseos, sin hablar de ejemplos como el consumo de prostitución, donde esto se evidencia al extremo.

Somos objetos en la calle con solo caminar, siendo un número mas que transita en una calle para que un publicista pueda vender mas caro el espacio destinado a su publicidad.

Somos una potencial fuente de ganancia en nuestra creatividad, que es canalizada en dinero, cuando hacemos música, escribimos, actuamos, hacemos un deporte o hacemos una mesa… No podemos escapar

Y de ello hablamos cuando hablamos de trabajo asalariado, no solamente de sueldos bajos e inseguridad laboral, sino de una relación injusta, como casi la totalidad de relaciones de esta sociedad de clases. Del robo violento a todos los proletarios, quienes, privados de los medios de reproducir nuestra vida, somos obligados a transformarnos en esclavos asalariados.

Perdemos cotidianamente la vida para “ganarnos la vida”.

Hoy es el “día del trabajador”, un día de luto y de lucha. Los ocho trabajadores anarquistas asesinados por el Estado norteamericano en Chicago en 1886, al igual que todo el movimiento obrero han luchado históricamente por mejores condiciones de la vida proletaria, y en algunas ocasiones por la revolución social.

Y es esa misma clase explotada impulsada por sus necesidades a abatir al Estado y a la propiedad, dieron origen al anarquismo. Luego vendrían algunos pensadores a condensar de mejor o peor manera esas ideas y practicas pero de ninguna manera inventaron nada.

Esto nos parece fundamental para comprender que la lucha anárquica no esta junto a los explotados sino que surge de los explotados mismos.

Por eso nosotros no tenemos nada que venderle a nuestros hermanos de clase, nada con qué seducirlos. No somos un grupúsculo compitiendo en prestigio e influencia con los demás grupúsculos y partidos que dicen representar a la clase obrera, y que pretenden gobernarla. Somos proletarios que luchan por auto-emanciparse con los medios que tienen a su alcance, y nada más.

Pero poco a poco, nos vamos dando cuenta de que esta manera de relacionarse y de observar la existencia no es algo natural, es algo histórico y por lo tanto modificable. La única manera de llevar a cabo una transformación real es por medio de la revolución otal, y es en el mismo desarrollo de la abolición del capital, el trabajo asalariado, la mercancía, el Estado y toda forma de dominación que nos vamos a auto-suprimir como clase, para que éstas ya no existan como tales.

Repetimos entonces: si hablamos de revolución como transformación radical de la sociedad, como supresión del capitalismo, hablamos indefectiblemente de la auto-supresión del proletariado como clase.

Proponemos, apoyamos e impulsamos a la auto-organización de nuestra clase fuera de partidos y sindicatos, sin líderes ni dirigidos, determinados por sus necesidades y deseos, coordinando para lograr mayor fuerza, pero no para sumar cantidades, sino para sumar calidades.

Nos muestran este sistema como inalterable, como algo ajeno a nosotros mismos. Nos quieren hacer sentir desdichados pero impotentes, llenos de rabia pero resignados… Estas relaciones sociales nos deprimen, nos enferman, nos roban el tiempo y la capacidad de desarrollarnos como seres integrales.

¡Viva la anarquía!

…………………………………

[ texto que acompañó el discurso de la introducción en una hoja repartida en el mismo acto ]

¿POR QUÉ EL INTERNACIONALISMO?

Ya lo han dicho antes que nosotros: “El proletariado no tiene patria” y nunca tuvo patria. La patria es la excusa para separarnos como dominados, para que no logremos una identidad de clase. ¿Por qué? Porque eso nos hace peligrosos, porque nosotros fuimos, somos y seremos muchos más, y el capitalismo hace todo lo posible para que no nos enteremos.

Por esa razón, la ideología dominante mediante instituciones como la familia o la escuela, y los medios de comunicación, nos han inculcado (y nos inculcan) un sentimiento patriótico, para que llegada la hora odiemos al trabajador inmigrante que supuestamente viene a robarnos el trabajo, y no al patrón que nos roba nuestro tiempo y nuestra vitalidad. Para que seamos también carne para sus guerras, para ir o quedarse a defender el capital y el territorio que no nos pertenece.

Por eso no hablamos aquí de anti-imperialismo, por que el anti-imperialismo debe ser superado por un internacionalismo revolucionario.

El anti-imperialismo es la renuncia a una lucha real contra el capitalismo y quienes lo sostienen, justificando así el capitalismo de los países menos desarrollados.

En Estados Unidos, en Cuba, en Argentina, en Venezuela o en Irak, hay explotadores y hay explotados, hay dominadores y hay dominados. Es por eso que se hace necesario y urgente luchar contra la burguesía que se encuentra en “nuestro” propio país.

En definitiva, el patriotismo sirve a la clase dominante para ocultar el antagonismo social en el que vivimos, sirve para sentirnos más cercanos al jugador de fut bol estrella, al milico o al patrón que nació en esto que han dado en llamar país, que al hermano explotado que nos dicen es extranjero.

¿Y POR QUÉ ANTI-CAPITALISTA?

El capitalismo no es una abstracción, no son solamente los políticos y los economistas hablándonos en un lenguaje que pocas veces entendemos. El capitalismo es lo que vivimos desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir, y lo que ocurre mientras dormimos… son las relaciones sociales que llevamos adelante.

Y el eje central de esta pseudo-vida dentro del capitalismo es el trabajo. Lo que no venimos a festejar aquí. “Día del trabajo” nos dicen los que se benefician de él, y de nosotros en definitiva…

Festejar el trabajo asalariado sería festejar la propia humillación, el robo de nuestras fuerzas, de nuestro tiempo. Sería festejar el enriquecimiento de los ricos. Pero no nos han dejado otra opción, en esta dictadura democrática somos obligados a trabajar o a mendigar , o a mendigar trabajo para poder subsistir. Esto no es una elección… ¡Es un chantaje!

El capitalismo, al separar a los explotados de sus medios de vida, impuso el trabajo asalariado reduciendo así a cada persona a un trabajador, es decir a una mercancía con un precio, tal como las mercancías que él mismo produce. Así, podemos ver una aberración cotidiana como que una persona, durante una hora, valga lo mismo que otra.

Por eso no exigimos mejoras salariales, no queremos mejorar el sistema, ni luchar porque nos azoten con un látigo mas saludable. Queremos el fin de la socieda d de clases, queremos tomar las riendas de nuestras propias vidas, producir para nuestras necesidades y no para las de la economía capitalista.

Y esto sólo podemos lograrlo mediante la lucha, mediante una teoría y una práctica revolucionaria. Nosotros somos quienes hacemos funcionar este mundo, personas de carne y hueso, como de carne y hueso tambien son quienes nos oprimen y humillan, gente que puede fallar y puede morir.

La misma fuerza utilizada para mantener este sistema en funcionamiento puede usarse para destruirlo. La tarea es nuestra.

Organizándonos fuera de partidos y sindicatos.

Nosotros evitamos formar un nuevo partido no por que seamos muy pocos, sino por que es una organización que apunta a mandar y controlar a la clase trabajadora. Por lo tanto tenemos dos opciones: organizamos las elecciones u organizamos la revolución.

Y mientras tanto los sindicatos nos enseñan como negociar nuestro tiempo y nuestra fuerza de trabajo, manteniendo intacto al trabajo asalariado, a la sociedad del Capital. Un sindicato en ciertas ocasiones, es como un abogado… somos obligados a usarlo, pero sabemos muy bien que sus intereses no son los mismos que los de las personas que quieren liberarse y liberar a sus hermanos.

Por esto y mucho más reafirmamos:

– NI PARTIDOS NI SINDICATOS:

¡LUCHA DE CLASES SIN INTERMEDIARIOS!

– ¡POR LA DESTRUCCIÓN DEL TRABAJO QUE NOS REDUCE A SIMPLES MERCANCÍAS!

– ¡POR LA ANARQUÍA SIEMPRE!

Para contactos, críticas, sugerencias:

anarquistasrosario@yahoo.com.ar

http://www.anarquistasrosario.cjb.net

Descargarlo en PDF: click aquí

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. O COLETIVO LIBERTÁRIO said, on mayo 6, 2009 at 3:04 pm

    Saudações.

    Há um grave equívoco em sua posição que a afasta do anarkismo.

    Trata-se de sua negação acerca do sindicalismo, feita genericamente, terminando também por atacar o sindicalismo revolucionário – que a nosso ver é a alternativa de auto-organização do proletariado, capaz de conduzi-lo à autogestão generalizada. Isso nos ensina a história do próprio movimento social e anarkista.

    Negar a auto-organização sindical, ou seja UNIONISTA, deixa a classe trabalhadora nas mãos dos partidos políticos.

    Os partidos são a chave da contra-revolução. Não se pode ser revolucionário e apoiar organizações políticas que teimem em dirigir a classe operária como vanguardas ilunimadas.

    Não caiam no mesmo erro do marxismo!

    SAÚDE E ANARKIA!

    p.s.: ANARKIA É REVOLUÇÃO SOCIAL!

    OBS: não voletaremo a divulgá-los enquanto não esclarecermos essa posição, a qual combatemos.

    • Rn. said, on junio 3, 2009 at 1:38 pm

      O sindicalismo deixa os trabalhadores enclaustrados no localismo da fábrica, do sitio de trabalho… Divide os trabalhadores em ramas industriais, em oficios… A maneira de evitar a manipulação só é possível extendendo a consciença das lições aportadas pelo proletariado a través de sua historia, é lutando colectivamente e procurando a extenção e a geralização das lutas e suas lições. Isso não é património exclusivo de “marxistas” ou “anarquistas”; é o aprendizagem e o legado do proletariado mundial.

      Saludações fraternais!

      E lutemos pela revolucão proletária mundial!

      Um amigo da esquerda comunista

      ——-

      El sindicalismo encierra a los trabajadores en el localismo de la fábrica, del sitio de trabajo… Separa a los trabajadores en ramas u oficios…

      La forma de evitar la manipulación sólo se logra extendiendo la conciencia y las lecciones aportadas por el proletariado a lo largo de su historia, se logra luchando colectivamente y buscando la generalización y la extensión de las luchas y sus lecciones. Eso no es un patrimonio exclusivo de “marxistas” o “anarquistas”, sino el aprendizaje y el legado del proletariado mundial.

      Saludos fraternales!

      Y luchemos por la revolución proletaria mundial!

      Un amigo de la izquierda comunista

  2. Humberto Ankli López Amida said, on junio 8, 2009 at 6:58 pm

    Salud:

    Me parece importante que se haga polémica con una temática como lo es esta. El sindicalismo es un buen punto de discusión, y no sólo abre las ventanas a quienes desconocen este tipo de discusiones, sino para quienes defiendan o nieguen una tesis en específico, viendo planteamientos que con antelación no veía.

    Sólo haré unas breves notas de los comentarios ya redactados.

    Colectivo Libertário menciona que la cuestión de la negación del sindicalismo se aleja del anarquismo. Y bien, este planteamiento es comprensible para quien visualiza los métodos y tácticas de lucha proletaria desde una óptica ideológica.

    Debemos dejar de costado, si entra o no en el terreno del “marxismo” o el “anarquismo”, como bien menciona Rn., y abocarnos de lleno a la lucha proletaria por su emancipación económica y política.

    Las enunciaciones de ese tipo, como lo es un “deslinde” del “anarquismo” no son más que enunciaciones de carencias de argumentación. Los debates no son en nada para exponer quién está más “cerca” o “lejos del “anarquismo”, sino de analizar bajo una perspectiva crítica cuáles son las herramientas y tácticas correctas para la emancipación del proletariado.

    Por otro lado, Colectivo Libertario menciona que existe, asimismo, una negación del sindicalismo revolucionario. El sindicalismo, como breve apunte histórico, en un comienzo sirvió para defender, DENTRO DEL TERRENO DEL CAPITALISMO, al proletariado. No es este el momento de indagar sobre las formas de organización del primer sindicalismo.

    Las exigencias, desde luego, no eran revolucionarias, sino más bien meramente reformistas. Así, el sindicalismo es un arma de defender y humanizar el capitalismo, salvaguardándose de cuidar bien el sistema capitalista para la obtención de “buenos salarios”, “vida justa”, y un largo etcétera. De hecho, el sindicalismo presupone que no hay que acabar con el capitalismo, sino “mejorarlo”. Esto es, hacer que sus condiciones sean más “humanas”, que exista más “justicia” y menos “corrupción”.

    Los requerimientos son que la burguesía no trate “tan mal” al obrero y le “dé” lo “justo”. Esta es una lógica natural si hablamos de una estructura que nace dentro de las relaciones capitalistas, que busca dar un grito y una salida a su miseria.

    No hay duda de que el sindicalismo es un producto de la explotación capitalista y la opresión del Estado. Sin embargo, el sindicalismo no responde para terminar con esa explotación capitalista ni esa opresión estatal, sino reducirla en el rango de los términos de lo soportable y admisible (hablo del sindicalismo “primero”. El sindicalismo actual no es más que un apoyo irrestricto de la burguesía).

    Habría que preguntarle al comentario de Colectivo Libertário: ¿Cómo el sindicalismo revolucionario conduce al proletariado a una “autogestión generalizada”? ¿Bajo qué preceptos y qué tácticas revolucionarias?

    El compañero que redactó el comentario menciona que eso “nos ensina a história do próprio movimento social e anarkista”. La historia de las luchas proletarias nos enseña, antagónicamente, que el sindicalismo revolucionario no ha podido elaborar tácticas para la superación de la explotación y la opresión. Pregunta: ¿Qué vicisitud histórica es la que mencionas? ¿Qué parte de la historia del “movimiento social y anarquista” nos enseña que el sindicalismo prepara la sociedad de la “autogestión generalizada”?

    ¡Viva la lucha proletaria internacional!
    ¡Por la emancipación proletaria!

  3. Christopher Velasquez said, on abril 8, 2011 at 9:43 pm

    ¡Abajo el trabajo asalariado! porque es el robo al servicio del sistema capitalista Un saludo desde el salvador viva la clase trabajadora y estudiantil viva la anarquia y viva la revolucion.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: